Oaxaca y una experiencia excepcional

Nosotros no profesamos ninguna religión, pero respetamos a todas y cuando viajas, sin darte cuenta también la vives. Mas que nada porque la religión también muchas veces está envuelta en costumbres muy arraigadas en diferentes poblaciones y si quieres conocerla a fondo tienes que dejarte llevar, quitar de tu corazón todo tipo de prejuicios y disfrutarla con el mismo amor que le dedican las personas que la practican.

Oaxaca

Cuando estuvimos en Oaxaca de Juárez, conocimos a la familia Jimenez Arrazola, que se dedica a la creación de alebrijes (figuras de madera pintadas a mano en miles colores) que nos sumergieron en la cultura del sur de México. En ese momento, se acercaban las fechas de San Antonio de Padua, así nos invitaron a compartir con el pueblo la festividad.

Oaxaca

En la tarde nos preparamos y salimos hacia San Antonio de Arrazola (el pueblito en cuestión, 20 minutos en auto de Oaxaca). Una vez allí, preparamos las canastas con flores y las chicas nos dedicamos a elegir los trajes típicos para vestir en la tardecita para la misa principal y para el baile de las canastas que se hace en la plaza del pueblo.

Alistados y súper curiosos emprendimos camino a la iglesia.
La tarde estaba bastante fresquita, pero no nos quitó las ganas de disfrutar de la fiesta.

Oaxaca

La misa nos pareció eterna 😂, pero era interesante observar la devoción de todo ese pueblo. Allí mismo, nos dimos cuenta, cuán espirituales son los mexicanos y eso, nos llenó de buena energía.

Cuando la misa acabó, las chicas tomaron sus respectivas canastas y junto a todo el grupo nos dirigimos al patio de la iglesia donde esperaba la banda de música para empezar la celebración.

imageRisas por aquí y por allá, la gente se veía feliz y con ganas de pasarla lindo. Todo el mundo sacudiendo las canastas floridas al compás de la música, juro que fue una sensación muy linda, pero lo que más me llenó el alma, fue ver a mis hijas mezclándose entre la gente disfrutando plenamente de la experiencia con otros niños.

Luego, seguimos la procesión hasta el parque del pueblo y allí se concursaba por la canasta más bonita. Se separó a los grupos por edades y que ¡toque la música!

Lara con su canastita quedó semifinalista de su grupo…fue ¡tan divertido! Y a ella le encanto 😃

image

Mientras transcurría el baile, los que estábamos de observadores, charlábamos con todos los vecinos que amablemente se nos acercaban curiosos. Nos invitaron con tequila y otros con mezcal…la noche recién empezaba 😂.

Cuando el concurso termino, era la hora de la cena y todos juntos nos metimos en un restaurante donde se comía comida casera bien típica Tlayuda (una tortilla de maíz gigante que se prepara con un asiento de cerdo, pero como somos vegetarianos, nos hicieron una especialmente con frijoles y quesito oaxaqueño).

12672072_572958246187239_7736986628689555623_o

Las charlas y las risas duraron hasta tarde, así lentamente nos fuimos alistando para volver a nuestra casita temporaria.

Una vez más, cuando tenemos la posibilidad de vivir estas experiencias, nos sentimos agradecidos por tener todas las hermosas vivencias que nos ha regalado este viaje.

¡Gracias México por tanto amor!

About the author

markusgoldmann@yahoo.de

Click here to add a comment

Leave a comment: